Ir al contenido principal


X Quinientos: última película colombiana en Toronto

Orlando Mora



A pocas horas de abandonar Toronto, dos satisfacciones personales marcaron estos dos últimos días de festival. La primera fue el placer de disfrutar de Jota, el último musical firmado por Carlos Saura, y la segunda fue  poder ver X Quinientos, la película del colombiano Juan Andrés Arango.

Empecemos por repetir la obviedad de que estamos viviendo un mundo lleno de violencia, tristeza y desesperanza. En manos de los putin, los berlusconis y demás aves rapaces que nos gobiernan, todo parece estar haciendo agua, sin que se avizoren luces de un mejor futuro. El cine, arte realista por excelencia, se nutre de esos insumos y lo que hoy reflejan las buenas películas, tanto de ficción como documentales, no puede ser nada diferente a lo que estamos viviendo.

La mayoría de las obras de calidad vistas en Toronto son también golpes bajos al ánimo, que dejan un sentimiento de desaliento muy cercano a la depresión. Por eso, en medio de tanto desasosiego, nos produjo una gran alegría ver el estreno mundial de Jota, el musical de Carlos Saura, y regocijar el espíritu al ver y escuchar la gran selección de jotas, la música aragonesa, filmados los números musicales con el estilo ya habitual en Saura, dejando que la música sea la única protagonista y poniendo los recursos de imagen y sonido a su servicio para  destacarla y magnificarla.

La última película colombiana exhibida en Toronto fue X Quinientos de Juan Andrés Arango, un segundo filme que repite muchos de los aciertos que estaban en La playa, su opera prima presentada en el festival de Cannes. Se trata de tres historias que transcurren en lugares distintos( ciudad de México, Buenaventura y Montreal), contadas de manera simultánea, con cortes que buscan establecer un cierto sentido común, que de alguna manera no se consigue.

Arango posee fuerza en la construcción de su universo visual y demuestra un gusto por los ambientes populares, que en el caso de la historia situada en Buenaventura termina siendo poderosa y convincente. Por razones naturalmente entendibles es la mejor de las tres y en la que más cómodo se siente el realizador, una de las voces que apunta con mejor futuro para el cine colombiano.

Un buen final para marcharse de Toronto, un gran evento que con una fórmula diferente a la de Cannes, poco a poco se ha convertido en la segunda cita festivalera del año.

Comentarios

  1. Necesito hacerte una pregunta de cineclubista. A punto de abrir un cineclub acá en Filandia.

    ResponderEliminar
  2. Orlando querido :cambiaste de teléfono?

    ResponderEliminar
  3. Orlando querido :cambiaste de teléfono?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …