Ir al contenido principal

Entradas

Los días de la ballena: La vida continúa Orlando Mora
Escribamos por delante lo que resulta apenas un hecho: Los días de la ballena es la opera prima de la joven directora Catalina Arroyave. La observación sirve como advertencia para colocar en perspectiva el entusiasmo que la obra nos despierta y recordar, como alguna vez lo anotara el crítico Hernando Valencia Goelkel, que los colombianos tenemos la luz del encendido del fósforo y también su brevedad. Ahora el reto de la realizadora es mostrar que los muchos aciertos de Los días de la ballena no fueron hallazgos fortuitos y avanzar en los prometedores caminos que anuncia su primera película. A la hora de iniciar con los atractivos del filme, lo que más nos seduce es el tono menor en que está realizada, un registro en voz baja que renuncia a la tentación del énfasis o la estridencia. Elespectador entiende a la perfección de qué está hablando Los días de la ballena, pero no existe un discurso superpuesto a lo que nos dicen las imágenes y…
Entradas recientes
Dolor y gloria: la autobiografía como ficción Orlando Mora
Desde el momento de su estreno en España en el mes de marzo y luego con ocasión de su inclusión en la competencia oficial de Cannes en mayopasado solo he leído elogios sobre Dolor y gloria, la última película de Pedro Almodóvar que acaba de estrenarse en el país. Las expectativas eran muy altas y debo confesar una cierta frustración personal al no encontrar las excelencias que otros han conseguido ver. Como trabajo total, me parece que está lejos de otros grandes títulos del español como Todo sobre mi madre (1999) y Volver (2006). Trataré de poner en orden mis reservas, empezando por un hecho que se ha destacado con infaltable énfasis enlas críticasy es su carácter decididamente autobiográfico. Se alaba el coraje inquebrantable del director para hurgaren sus memorias de la niñez y de los años dejuventud, vividos en plena movida madrileña, en un acto que se valora casi como una confesión. Por todo lo conocido de Almodóvar es eviden…
El cuento de las comadrejas: La película de la vida Orlando Mora
El guionista y director Juan José Campanella vivió y trabajó durante varios años en los Estados Unidos. Más que un simple dato biográfico, es un hecho que sirve para entender la concepción que del cine tiene el director, aprendida en una industria que se preocupa por el público como destinatariode la obra cinematográfica, y lejos del desentendimiento por el espectador que hoy figura casi como premisa del considerado cine más moderno. En esa medida no sorprenden los grandes sucesos de público del argentino, como aconteció con El hijo de la novia en el 2001 y la culminación en elOscar a Mejor película Extranjera con El secreto de sus ojos en el 2009. Para Campanella el cine es entretenimiento, lo que no significa banalidad o intrascendencia. Sus trabajos caminan en la vía de un pacto entre calidad y popularidad. Estas palabras de introducción quizás sirvan para ubicar de mejor manera la última película del director, en cartele…
Nuestras batallas: La vida continúa Orlando Mora
Resultaimposible no pensar en el cine de los hermanos Dardenne cuando se contempla Nuestras batallas, el filme del belgaGuillaume Senez que se exhibe ahora en el país. Nacido en Bruselas en el año de 1978, seguramente debió conocer las obras de los célebres hermanos siendoapenas un adolescente. Hay planos en su trabajo concebidos a partir de la tradición creada por los dobles ganadores de la Palma de Oro en Cannes en los años de 1996 y 2005 con Rosetta y El niño respectivamente. Mucho se ha insistido en la importancia de la figura de los maestros a la hora de un autor joven buscar sus caminos creativos. Ellos proporcionan un primer punto de orientación, una referencia a partir de la cual es más fácil luchar en procura de la voz propia que cada artista debe hallar. Creorecordar que en una de sus últimas entrevistas el escritor antioqueño Fernando González hablaba de lo pobre que es un país sin maestros. Senez por fortuna los tiene y en pres…
Rocket man: El regreso del musical Orlando Mora
Los empresarios del cine caminan al paso de las modas. Convertidas las viejas casas productoras de antes en partes de conglomerados financieros, las decisiones de producción han quedado en manos de contadores, que solo saben de sumas y restas, sin conocimiento ni interés particular en la industria cinematográfica. Las biografías de músicos parece ser ahora el nuevo filón y esa desconfianza ante lo comercial explica las reservas con que uno se acerca a una obra como Rocket man. Por fortuna lo que se descubre en la pantalla desde el inicio es otra cosa, y poco a poco ceden las reservas y el entusiasmo crece, en una película que ofrece y anuncia cosas distintas. El actor y ahora director inglés Dexter Fletcher nos emociona con su nuevo filme por distintas razones, la primera de las cuales es su decisión de volver al musical, un género que ha perdido espacio en el gusto de los espectadores y por el que hoy casi nadie transita. Los años de esplen…
La casa de Jack: Un descenso al infierno Orlando Mora
Hay que festejar que un distribuidor decida lanzar comercialmente en el país una película tan difícil y desafiante para el público como La casa de Jack. Seguramente las cifras de asistencia que se proporcionan cada vez lunes harán contrastar los más de tres millones de espectadores de Avengers con los dos mil otres mil del filme de Lars Von Trier. No resulta fáciljuzgar esta obra con independencia de los escándalos que habitualmente acompañan el cine y las declaraciones del danés. Una historialarga desde que lanzó el manifiesto del movimiento Dogma en 1995 y presentó en CannesLos idiotas, incluidasla Palma de Oro a Bailarina en la oscuridad en el 2000 ysu expulsión oficial del festival en el 2011, con motivo de unas declaraciones desafortunadas en la rueda de prensa de su película Melancolía. La participación en la competencia de La casa de Jack en el 2018 significó una reconciliación del director con el festival, aunque todavía se re…
La muerte de Diego Galán: El adiós a un amigo Orlando Mora
A media mañana del pasado lunes 15 de abrilme reenviaron un mensajecon la noticia: “Muere Diego Galán, crítica y cineasta, a los 72 años”. Así encabezaba el obituarioel diario El País de España, en una nota que proseguía con las siguientes palabras: “Fue un verdadero y completo hombre de cine. Diego Galán, periodista, crítico, realizador y exdirector del Festival de Cine de San Sebastián”. Nada sabía de su enfermedad. En mi último encuentro con él hace tal vez tres añosen Cannes lo había encontrado algo desmejorado, pero lo entendí como parte apenas del arrasador proceso deltiempo que nos va convirtiendo poco a poco en ruinas y escombros de lo que alguna vez fuimos. Me habló de sus trabajos de ese momento, centrados más en la investigación de la historia del cine español que en la crítica diaria de películas. En medio del desgarramiento y la sensación de soledad que imponen las muertes repentinas, en especial cuando se trata de pe…