Ir al contenido principal

Entradas

Después de la tormenta: La ausencia del hijo Orlando Mora
Hace apenas unas horas se anunció en el Festival de Cine de Cannes que la codiciada Palma de Oro de 2018 se otorgaba a Kore-Eda Hirokazu por su película Un asunto de familia. Por un extraña y feliz coincidencia el pasado jueves se estrenó en el país Después de la tormenta, una obra que el japonés realizó en el 2016 y que seguramente llegó al país gracias a la vitrina que le proporcionó su presentación en la sección Un Certain Regard de Cannes, un festival del que ha sido un habitual. Kore-eda es un autor en el sentido cabal de la palabra. Escribe susguiones, bien a partir de historias originales o adaptadas; explora siempre unos mismos temas, teniendo como pivote la idea de la familia, y es dueño de una escritura cinematográfica depurada que se conserva, más allá de las particularidades de las distintas obras. El director ha dicho en varias entrevistas que su deseo inicial era ser novelista, algo que explica en alguna medida la bue…
Entradas recientes
Reencuentro: Las guerras del tiempo
Orlando Mora
Richard Linklater es una de las personalidades más curiosas y atractivas del actual cine norteamericano. En el año de 1985 y siendo muy joven todavía, dio inicio a una filmografía que hoy anda por los veinticinco títulos y que se caracteriza por su espíritu absolutamente personal e independiente, con experiencias que incluyen trabajos de animación. Eso explica la expectativa con que se esperan sus nuevos filmes y la actitud de admiracióny respeto con que se les juzga por parte de la crítica especializada, más inclinada a destacar sus virtudesy a olvidar un tanto las limitaciones, seducida por las notables diferencias que presentan frente a una producción comercial norteamericana que raya por momentos en el simple cretinismo. Se estrena ahora en la ciudadReencuentro, una película que mantiene muchos de los rasgos de su cine en cuanto a intereses y preocupaciones y también en la mecánica de su realización, aunque tal vez con un nivel que dist…
La bella y los perros: un descenso al infierno
Orlando Mora
En la página con la programación de cine de este domingo seis de mayo en el periódico El Colombiano,un conteo rápido ofrecía una cifra reveladora: de lasnoventa y dos salas anunciadas,sesenta y seis de ellas proyectaban Los vengadores: la guerra del infinito, la película norteamericana que ahora arrasa con la taquilla en todo el mundo. Las conclusiones que se infieren del dato anterior son varias, pero nos desviarían del tema a tratar. Adelantemos simplemente algunas: el evidente control y predominio de la industria cinematográfica de los Estados Unidos; las condiciones de inferioridad en que compite el cine de los demás países; la perversión del gusto en espectadores habituados a un solo tipo de narrativa, y el proceso de infantilización de un público que sigue con delirio esta clase de productos. En su favor destaquemos que son esos tanques norteamericanos los que mantienen a flote el negocio del cine en las salas. Colada en m…
En la penumbra: La venganza como destino
Orlando Mora
Si se revisa la filmografía del director alemán Fatih Akin se verá que toda ella aparece atravesada por la circunstancia biográfica de su origen turco. A partir de esa condición se interesa por historias y  escribe guiones que dirige con pulso firme. La lucidez de Akin es la propia de alguien que pertenece a dos mundos y sabe reconocer sus sonidos. Acaba de estrenarse en Colombia En la penumbra, una película que llega precedida por dos premios importantes como el de Mejor Actriz para Diane Kruger en el Festival de Cine de Cannes del 2017 y el Globo de Oro de este año a Mejor Película extranjera, ambos reconocimientos irreprochables, en especial el de la actriz que borda una interpretación de una fuerza y una intensidad poco frecuentes. La nueva obra de Fatih Akin se inspira en un hecho real conocido por el director, concretamente el asesinato en Alemania de unas personas de origen turco por grupos neonazis. En esa medida la actualidad …
Verano 1993: La ausencia de la madre   Orlando Mora
Al finalizar la película y antes de los créditos de cierre aparece unaemotiva dedicatoria: A mi madre Neus. El espectador reconoce que ese es el nombre de la madre muerta en la ficción que acaba de ver, con lo cual entra a sospechar que se trata de una obra en buena medida autobiográfica, algo quela directora Carla Simón ha confirmado en sus entrevistas. Nacida en Barcelona en el año de 1986, Simón perdió a su madre a la misma edad de la protagonista, luego de haber sufrido la desaparición de su padre tres años antes. La causa de la muerte de ambos fue el Sida, algo que no se menciona de manera expresa, pero que se sugiere en el tono con que la abuela habla de la hija y en los consejos que da a la pequeña nieta. Como es apenas obvio, el guion fue escrito por la directora y es de suponer el esfuerzo entre doloroso y liberador que ha debido representar su elaboración. Los extremos del mismo son claros: su inicio en el momento en que se des…
Basada en hechos reales: Las fronteras del cine Orlando Mora
Se ha dicho siempre, con razón, que una película debe juzgarse y valorarse con independencia de la obra literaria en que se apoya. Obran muchos argumentosen favor de ese predicamento, que busca defenderla autonomía de unos territorios lingüísticos y expresivos que en principio no tienen por qué condicionarse. La validez de ese supuesto crítico debe ceder en el caso de Basada en hechosreales, el filme de Román Polanski que acaba de estrenarse en el país. En esta ocasión, por desgracia, la obra cinematográfica resulta empobrecida y casi de imposible lectura sin la referencia de que ella se apoya en la novela homónima de la francesa Delphine de Vigan. La presencia en los créditos como responsables de la adaptación y el guion del propio Polanski y del sagaz crítico y cineasta Olivier Assayas torna impensable el cargo de impericia profesional o falta de talento. Tal vezsea mejor admitir que el juego que propone la novela resulta ina…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …