Ir al contenido principal

Mimosas: los caminos del cine contemporáneo

Adriana Mora

Pasò ayer sábado en la noche la película Mimosas del director de origen Gallego Oliver Laxe, un filme que llegaba precedido del buen nombre de haber ganado el premio a la mejor obra de la prestigiosa Semana de la Crìtica del festival de Cannes de este 2016.

Mimosas ejemplifica a la perfección los caminos que recorre el cine autoral contemporáneo, empeñado en negar los resortes que soportaron el cine clásico y que sirvieron para establecer su amplia conexión con el público, casi desaparecido como destinatario de las preocupaciones de los directores actuales.

En donde el cine clásico colocaba una historia clara en su contenido para el espectador, con un sentido de totalidad insoslayable y con un armado que propiciara las nociones de principio y fin, el màs contemporáneo prefiere la oscuridad y la fragmentación, de tal manera que sea el espectador el que complete su improbable  y diverso  significado.

Màs allà de la calidad de este tipo de cine, señalemos por el momento la absoluta ruptura que  propicia con el espectador de las salas comerciales, con lo cual su circulación queda condenada a los festivales de cine y a su exhibición en salas especializadas de cine arte en las grandes ciudades.  

Mimosas posee una belleza visual arrobadora y una potencia en las imágenes de alguna manera inolvidable. Ahora bien, de què va la película como preguntarìa un español?. Prefiero transcribir algunas líneas de las declaraciones del director  Oliver Laxe hablando de su obra: “La mejor manera de comunicarse es dejar una puerta abierta a la estupefacción y a la sombra”; la película “es un espejo y cada cual se mira en èl como quiera”; se trata de una especie de “western religioso”.

Tal vez no haya una lectura propiamente tal  de Mimosas y la mejor actitud frente a ella sea entregarse al puro placer de contemplar esos paisajes que apuntan a una espiritualidad innombrada, difusa. Creo recordar que Borges alguna vez hablò de Quevedo como de un escritor para escritores; el cine contemporáneo de calidad parece pensado solo para un público exclusivo, especializado.

 El trailer


https://www.youtube.com/watch?v=tazR3jGYip0

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Eso que llaman amor: De qué hablamos cuando hablamos de amor
Orlando Mora

Tomo en préstamo el título del inolvidable libro de cuentos de Raymond Carverpara abrir estas líneas sobre el hermoso filme de Carlos César Arbeláez que acaba de estrenarse en el país. Luego de un tortuoso camino de dificultades, incomprensiones y desencuentros, al fin pudo llegar a la cartelera comercial en una época acaso más propicia para otro tipo de material más frívolo y olvidable.
Luego del éxito de crítica y de público de Los colores de la montaña, su opera prima, Arbeláez cargaba con el peso de confirmar si era posible repetir los varios y felices hallazgos de esa película, de alguna manera un trabajo paradigmático en el cine colombiano en cuanto lograba combinar a partes iguales la calidad con la popularidad.
Los caminos de evolución del cine moderno desde los tiempos de la Nueva Ola francesa han llevado a un distanciamiento cada vez mayor entre las obras convocación de autor y las simplemente comerciales,…
Un momento de amor: La pasión según Gabrielle
Orlando Mora

Con desgano evidente se estrenó en Medellín la película francesa Un momento de amor de Nicole Garcia. Una sola sala en la ciudad yhorarios limitados ciertos días, lo que da cuenta de la escasa fe que se tiene en sus posibilidades comerciales, a pesar de un antecedente llamativo como su selección para la competencia por la Palma de Oro en el festival de Cannes del 2016.
Nicole Garcia es una figura respetable de la cinematografía de su país. Actriz de teatro y cine desde finales de los años sesenta, en 1986 inició su carrera como directora, en un ejercicio de vocación compartida en el que poco a poco y a medida que pasan los años va ganando terreno su interés en la dirección.
Hasta donde logro recordar ahora su filmografía, Un momento deamor es tal vez su filme más ambicioso por el retrato impulsivo, intenso que ha querido dar de la protagonista, una mujer que desde su juventud revela un malestar vital, un desacomodo con sus circuns…

Los nadie: El desasosiego y el sueño