Ir al contenido principal

Mimosas: los caminos del cine contemporáneo

Adriana Mora

Pasò ayer sábado en la noche la película Mimosas del director de origen Gallego Oliver Laxe, un filme que llegaba precedido del buen nombre de haber ganado el premio a la mejor obra de la prestigiosa Semana de la Crìtica del festival de Cannes de este 2016.

Mimosas ejemplifica a la perfección los caminos que recorre el cine autoral contemporáneo, empeñado en negar los resortes que soportaron el cine clásico y que sirvieron para establecer su amplia conexión con el público, casi desaparecido como destinatario de las preocupaciones de los directores actuales.

En donde el cine clásico colocaba una historia clara en su contenido para el espectador, con un sentido de totalidad insoslayable y con un armado que propiciara las nociones de principio y fin, el màs contemporáneo prefiere la oscuridad y la fragmentación, de tal manera que sea el espectador el que complete su improbable  y diverso  significado.

Màs allà de la calidad de este tipo de cine, señalemos por el momento la absoluta ruptura que  propicia con el espectador de las salas comerciales, con lo cual su circulación queda condenada a los festivales de cine y a su exhibición en salas especializadas de cine arte en las grandes ciudades.  

Mimosas posee una belleza visual arrobadora y una potencia en las imágenes de alguna manera inolvidable. Ahora bien, de què va la película como preguntarìa un español?. Prefiero transcribir algunas líneas de las declaraciones del director  Oliver Laxe hablando de su obra: “La mejor manera de comunicarse es dejar una puerta abierta a la estupefacción y a la sombra”; la película “es un espejo y cada cual se mira en èl como quiera”; se trata de una especie de “western religioso”.

Tal vez no haya una lectura propiamente tal  de Mimosas y la mejor actitud frente a ella sea entregarse al puro placer de contemplar esos paisajes que apuntan a una espiritualidad innombrada, difusa. Creo recordar que Borges alguna vez hablò de Quevedo como de un escritor para escritores; el cine contemporáneo de calidad parece pensado solo para un público exclusivo, especializado.

 El trailer


https://www.youtube.com/watch?v=tazR3jGYip0

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …