Ir al contenido principal

Pariente, primera película colombiana presentada en Toronto

Orlando Mora

Luego del discreto 2016 del cine colombiano en Cannes, salvado apenas por la aparición de un nuevo cortometraje de Simòn Mesa, quedan Toronto y San Sebastiàn, los dos grandes festivales del otoño,  para medir la cosecha que al final nos dejarà el año, luego de un 2015 casi irrepetible con las cimas de El abrazo de la serpiente y La tierra y la sombra.

Si bien ni siquiera cinematografías màs importantes en historia y número de pelìculas logran cada año puntos altos de calidad, el entusiasmo casi folclórico de los colombianos nos lleva a exigir cosas que no se dan en ningún lado. Baste recordar que solo un filme de latinoamèrica apareció este año en Cannes, la brasilera Aquarius, sin que países fuertes en cine como Argentina, Brasil o Mèxico llamen a luto por esa circunstancia.

En Toronto este 2016 cuenta con una participación colombiana notable. El solo regreso de Vìctor Gaviria a la vitrina  de los festivales con el estreno mundial de La mujer del animal es ya un hecho a destacar, acompañado de otros dos filmes esperados con buenas ilusiones: Pariente de Ivàn Gaona y X Quinientos de Juàn Andrès Arango.

Ayer viernes se dio el primer pase de público de Pariente, un filme que confirma las buenas maneras de director que ya se prefiguraban en los cortometrajes de Ivàn Gaona. El tema de la violencia en el país, un asunto con el que seguramente cargarà el cine nacional como una losa durante muchos años, se mira esta vez en un momento histórico concreto, cuando los paramilitares se estaban desmovilizando a comienzos de este siglo, sin que esos acuerdos significaràn ni mucho menos su eliminación o desaparición.

En una opera prima puede darse la plenitud casi fortuita del que apenas inicia o los indicios de que se està en presencia de un verdadero realizador. A veces casi que confìo màs en los segundos, que no tendrán que enfrentarse al éxito desmedido de una primera película , que bien puede amenazar o arruinar el resto de su carrera.

En Ivàn Gaona hay un verdadero director. Posee lo màs difícil que es un sentido de la narración y de su tiempo interno, algo que aparece visible en algunas de las escenas de Pariente. Las reservas tienen que ver màs con algunas fisuras en el armado y de momentos de actuación menos logrados, pero nada suficiente para arruinar el buen sabor que nos deja la película.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …