Ir al contenido principal

Los 7 magníficos

Adriana Mora


En el año de 1954 Akira Kurosawa realizó uno de sus filmes más populares y exitosos, Los siete Samuráis. Tres años más tarde John Sturges ensayó con suerte un remake del filme japonés, trasladando la acción al universo del Oeste norteamericano  con Los siete magníficos. Yul Brynner y Steve McQueen encabezaban el grupo de siete luchadores de origen dudoso que tomaban a su cargo la defensa de los desvalidos habitantes de un pueblo.

Los siete magníficos que se acaba de estrenar  en  simultánea mundial es el remake de un remake, un procedimiento nada extraño en los tiempos de sequía imaginativa del Hollywood actual. La industria del cine de los Estados Unidos ha perdido toda creatividad y los dirigentes de sus Estudios son ahora simples contadores, que suman y restan ganancias en proyectos poco arriesgados y destinados al consumo digestivo del cine en los centros comerciales.

La nueva versión se ha confiado a un director de oficio,  responsable de apuestas casi siempre triunfadoras en lo que va corrido del siglo desde Training day en el 2001. Antoine Fuqua es un realizador que sabe manejar el ritmo de las películas y que resuelve con eficacia el  desafío de contar las tramas con escenas potentes, intensas. Digamos que Fuqua es un eficiente artesano del cine  de acción  y eso es lo que aporta en Los siete magníficos.

El problema es que poco o nada existe detrás de esa acción y todas las balas y todos los muertos de Los siete magníficos bien pudieron aparecer en cualquier otra película con cualquier otra historia, sin que la adscripción al género de las películas de vaqueros tenga la más mínima importancia. La fuente de inspiración de Fuqua son más los filmes del llamado Western spaghettis de los años sesenta y setenta, una plaga que recorrió el mundo y que solo se salva por el talento de dos o tres de sus autores, en especial del italiano Sergio Leone.

Los western spaghetti son un cine paródico de la gran épica que las películas de vaqueros construyeron a partir del hecho histórico de la conquista del Oeste, género en el que trabajaron maestros clásicos  como John Ford y Howard Hawks y otros  modernos como Arthur Penn o Sam Peckinpah. Ni un rastro del cine de esos grandes aparece en el filme de Fuqua, que  confirma además la impresión de que el Western es un género definitivamente muerto. 

Salvo excepciones como Los imperdonables de Clint Eastwood o Danza con lobos de Kevin Costner,  no se hacen vaqueros memorables  desde hace muchos años. A la pregunta de por qué desapareció este tipo de cine, una respuesta probable: tal vez el tipo de violencia al gusto  es demasiado explícita y gratuita y ya el duelo de dos hombres a simple pistola, en la calle polvorienta de un pueblo perdido, es muy  poco para el paladar corrompido del espectador de hoy.     
 
 
El tráiler y la conferencia de prensa en el TIFF

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un momento de amor: La pasión según Gabrielle
Orlando Mora

Con desgano evidente se estrenó en Medellín la película francesa Un momento de amor de Nicole Garcia. Una sola sala en la ciudad yhorarios limitados ciertos días, lo que da cuenta de la escasa fe que se tiene en sus posibilidades comerciales, a pesar de un antecedente llamativo como su selección para la competencia por la Palma de Oro en el festival de Cannes del 2016.
Nicole Garcia es una figura respetable de la cinematografía de su país. Actriz de teatro y cine desde finales de los años sesenta, en 1986 inició su carrera como directora, en un ejercicio de vocación compartida en el que poco a poco y a medida que pasan los años va ganando terreno su interés en la dirección.
Hasta donde logro recordar ahora su filmografía, Un momento deamor es tal vez su filme más ambicioso por el retrato impulsivo, intenso que ha querido dar de la protagonista, una mujer que desde su juventud revela un malestar vital, un desacomodo con sus circuns…
Hambre de poder: Un héroe americano

Orlando Mora

Nunca se insistirá bastante en el carácter socialmente realista del cine norteamericano. El público de ese país quiere ver en la pantalla y ya vueltos ficción hechos y acontecimientos de fuerte impacto general. Asesinatos colectivos, bombas terroristas, caídas de aviones, nuevas guerras, libros populares, actos de corrupción política, todos parecendestinados a convertirse en películas de futura y casi fatal realización.

Esa tendencia a hurgar en la realidad y construir los guiones a partir de ella se extiende también al pasado, con lo cual el aviso al comienzo de los filmes de estar inspirados en la realidad tiene el alcance de una especie de sello nacionalde garantía y despierta expectativas en cabal consonancia con el gusto de los espectadores.

Esa afición por el realismo ha nutrido de siempre el cine norteamericano y alimenta el exitoso presente de las series de televisión, convirtiendo en cada vez más porosas e indefinibles las fronter…

Los nadie: El desasosiego y el sueño