Ir al contenido principal
El adiós de Kiarostami
Orlando Mora

El pasado 4 de julio fallecía uno de los directores de mayor influencia en el cine de los últimos 25 años. Se trata del iraní Abbas Kiarostami, cuya obra fue conocida en España gracias a la difusión lograda en la Semana de Cine de Valladolid, evento que le dedicó una retrospectiva completa en el año de 1993 y en el que ganó en dos oportunidades la Espiga de Oro con A través de los olivos en 1994 y con Copia certificada en el 2010.
Esa cercanía otorga pleno sentido al homenaje que en este 2016 se le rinde en la Seminci al desaparecido realizador, en un apartado bajo el nombre  Querido Abbas. Imprescindible Kiarostami. A la selección de  seis de sus largometrajes se ha agregado una función especial con el penúltimo de sus trabajos Take me home de 16 minutos y un curioso documento de Seifollah Samadian denominado 76 minutos y 15 segundos con Abbas Kaarostami.
En Take me home pervive en estado puro el espíritu del cine del director. Un niño sube con un balón las múltiples gradas que llevan a su casa; en determinado momento el balón rueda por las escalas, el niño regresa por él, pero el balón vuelve a caer escaleras abajo hasta la nueva recogida, nada más. La cámara toma con rigurosos encuadres el recorrido de la pelota y la banda sonora nos regresa el sonido seco del desplazamiento.
Ver esos planos y saber que son casi el testamento del iraní dejan un sentimiento de enorme tristeza, son parte de la despedida de uno de los pocos directores que buscó nuevos caminos para el cine contemporáneo, en especial por su preocupación por la realidad y la necesidad de volver a descubrirla  y a presentarla  con un nuevo tipo de dramaturgia.
Seifollah Samadian fue amigo y colaborador técnico de Kiarostami durante algo más de cinco lustros. Según explicaba en la función de ayer domingo, su vicio personal fue mantener la cámara encendida de manera casi permanente mientras estaba con el director. El resultado son más de diez horas con imágenes de  Kiarostami, de las cuales  y a solicitud del festival de Venecia armó una primera selección a la que llamó 76 minutos y 15 segundos en alusión  a las 76 años y 15 días de vida del autor de ¿Dónde está la casa del amigo?.
No hay textos, voces sobrepuestas o entrevistas en el trabajo de Samadian. Simplemente imágenes que nos traen momentos de un Kiarostami vivo, mientras buscaba locaciones para sus películas, escribía un guion para el director Panahi, se divertía en la playa o explicaba a jóvenes en un taller su idea del minimalismo.  La vida más allá de la muerte.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …