Ir al contenido principal





Colette y Promesa al amanecer: las biografías en el cine
Orlando Mora
Por un  capricho del azar coinciden en la cartelera local dos películas que cuentan apartes de la biografía de dos escritores franceses, lo que permite su adscripción a esa especie de subgénero que son los llamados biopics. Una se ocupa de Colette y la otra de Romain Gary, desde perspectivas y con tratamientos totalmente diferentes.
El primero es un filme inglés firmado por Wash Westmoreland y que se presenta bajo la forma de una biografía más tradicional. El director y su guionista han tomado una etapa de la vida de la escritora, hilvanando una serie de escenas que dramatizan pasajes vividos por Colette en el momento de convivencia con su primera marido, entre los años de 1892 y 1905.
La decisión central tomada por  Westmoreland fue la selección del punto de vista de la narración. Si bien Colette es la protagonista y el eje del relato, la construcción del guion se hace en tercera persona, con la cámara en la función de un testigo invisible que tiene acceso a todo lo que se cuenta. Esta elección es frecuente en este tipo de cine y con ella se  pretende dar cuenta al espectador de hechos de la biografía del personaje en cuestión, sin un compromiso  con una determinada mirada.
El riesgo de esa visión es que el director no consiga un compromiso emocional con el material narrativo, dejando todo en el plano del contenido puramente informativo. En el caso de Colette esa falla existe y resulta más lamentable dada la intensidad de la vida de la escritora durante los años de que se ocupa la película.
Por la pantalla vemos el registro de  la forma como Colette nació como escritora, bajo el apremio y la sujeción de un marido que la manejaba a la manera de un empresario que enseña a su aprendiz, y como poco a poco ella fue descubriendo su propia voz y definiendo incluso sus preferencias sexuales. Solo que la presentación del director es en exceso fría, no hay pasión ni sangre en un discurso que no trasciende la exterioridad  de lo contado, a lo cual también contribuye las que seguramente fueran exigencias de los representantes de la actriz Keira Knightley de guardarse de desnudos y escenas volcánicas que pudieran comprometer su carrera futura.
Promesa al amanecer parte de un texto autobiográfico escrito por Romain Gary y que se refiere a  un largo período de su vida desde los días de la infancia en Polonia hasta el momento en que combate en la aviación francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Son muchas las cosas que suceden durante casi veinte años, con saltos en el tiempo y abreviaciones completamente lógicas, todas ellas guiadas por el principio  de  subrayar la relación de amor con la madre, marcada según el relato de tintes  claramente patológicos.
La diferencia en el origen del relato respecto de Colette otorga la  ventaja de un apoyo literario en la estructura narrativa de la película, que de un lado le otorga subjetividad y depara además   el placer que dejan las palabras cuando están bien escritas, como evidentemente sucede en este caso. El texto autobiográfico de Gary es un buen punto de partida, aunque como espectador uno sospeche que pueda haber allí más de lo que transmite la película.
El director francés Eric Barbier ha intentado combinar distintos tonos en la adaptación de las memorias del escritor, eludiendo quizá el peligro  de un registro demasiado gris y monocorde. El efecto no se logra a cabalidad y existe un evidente desnivel entre unas escenas y otras, tanto por la importancia de su contenido, como por la manera como Barbier las resuelve.
Promesa al amanecer nos revela  a un director solvente, dotado de buen gusto visual y con una destreza notable en las escenas finales de combate. Los reparos a la obra vienen más de la puerilidad del pretexto de que se echa mano para poner a andar el relato y a que el complejo de Edipo de Gary, así haya existido en la realidad, visto en la pantalla fatiga y por momento raya en lo inverosímil.
Los biopics resultan por lo regular interesantes y dan al público una información de la que a lo mejor no  disponía. En esa medida son películas útiles y que sirven en el presente caso para acercarnos a dos universos literarios apasionantes. Pero en general no es un género con demasiada fortuna y esta vez esa tendencia  se confirma. Tal vez las dudas entre respetar una supuesta verdad y la pura ficción terminan lastrando indefectiblemente las obras.        
.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …