Ir al contenido principal






Bárbara: El retrato imposible
Orlando Mora

Hace más de treinta años que Mathieu Amalric es uno de los actores más dotados y eficientes del cine francés, con caracterizaciones  diferentes que  se inscriben en un registro muy amplio. A ese trabajo profesional le viene agregando el de  director, con películas en las que igualmente actúa y que sorprenden por el grado de novedad y precisión de sus propuestas.
No extraña en esa medida que sus últimos tres filmes hayan sido programados y lanzados en el festival de  Cannes, obteniendo siempre reconocimientos de los jurados y elogios de la crítica. Hay mucho para destacar en Tournée (2010), El cuarto azul (2014) y Bárbara (2017), con rasgos que convierten a Amalric en una de las voces más interesantes del cine de ese país.
Tal vez lo más llamativo del director sea la renuncia a ocuparse de sus historias de una manera directa, acudiendo a  sinuosidades que le permiten jugar con el tiempo y el espacio en las  estructuras narrativas. Amalric desiste de la continuidad tanto en la construcción de las escenas como en la forma como ellas se relacionan unas con otras. Hay una cierta discontinuidad en las primeras, ya que en los encuadres y el tamaño de los planos no busca otorgar la sensación habitual de acciones ininterrumpidas, ni tampoco el montaje o conexión de las escenas está orientado a procurar una fluidez que anestesie al espectador.
En Bárbara se utiliza en un punto alto esa forma del francés de  entender la narración, aplicada a un proyecto que se enmarca en esa especie de subgénero que es el cine dentro del cine, lo que significa que lo que ve el espectador en la pantalla es una película que trata de una película que se está rodando, con lo cual las imágenes adquieren una densidad y una ambigüedad especiales, y en el relato el público debe distinguir a cada paso lo que pertenece a una de esas  dos esferas.
Ives Zand (el propio Amalric) es un director que realiza un filme sobre Bárbara, una célebre cantante francesa de los años sesenta a la que admira con fervor y de cuya biografía desea ocuparse con la mayor fidelidad posible, consultando libros y fuentes directas, incluidas imágenes de archivo. El papel de la protagonista está a cargo de Brigitte, interpretada con  gran solvencia por la gran Jeanne Balibar, una  actriz que busca acercarse al personaje que se le ha confiado, tratando de acertar en medio de algunas dudas.
Las escenas del rodaje en que aparece Bárbara se alternan con otras en las que está Brigitte y por momentos se pasa de unas a otras sin signos expresos de puntuación, confiando al espectador el esfuerzo de distinguirlas y de desentrañar cuánto se está contando  de Bárbara, cuánto de la actriz y cuánto del propio director de la película.
Más que de la música de Bárbara, el filme se ocupa de la figura de la cantante y lo hace siguiendo el procedimiento narrativo característico del realizador al que antes nos referíamos. Por eso lo que vemos a la largo de la película son momentos de la vida de Bárbara, su manera de componer en la intimidad, sus ataques  de histeria, algunas de sus excentricidades como cantar en las cárceles, las decisiones que al final toma sobre el destino  de sus últimos años.
No recuerdo jamás haber escuchado música de la cantante y  no sé en qué medida ese desconocimiento afecta el grado de comunicación real con la película. Esa advertencia antes de consignar que en mi caso el retrato de la artista me parece un tanto incompleto y falto  de la emoción que normalmente despierta este tipo de obra.
Tratándose de cine dentro del cine, ese juego referencial  suele emplearse para proponer alguna reflexión sobre los propios medios narrativos y estilísticos del medio cinematográfico. “Creo que ninguna palabra basta para explicar la vida de un hombre”, dice uno de los personajes de El ciudadano Kane a propósito de la búsqueda del significado de la palabra Rosebud. Acaso una película no alcance para descifrar la vida de una artista y de eso trate finalmente esta apreciable obra francesa de Mathieu Amalric.  
  


Comentarios

Entradas más populares de este blog

The smiling Lombana: Los muros del silencio Orlando Mora
En el primer plano de El ciudadano Kane, la eterna obra maestra de Orson Welles, aparece una puerta de hierro con un letrero que dice Entrada prohibida. A pesar de esa prohibición la cámara traspasa la verja y avanza lentamente hasta descubrir las formas fantasmales del castillo de Xanadu, el lugar reservado de Kane. Esa imagen bien puede servir como metáfora para referirse aesos lugares de acceso prohibido que todas las familias quieren preservar. En su interior están los escombros y miserias que el duro oficio de vivir va dejando a su paso, en una acumulación de la que poco o nada se habla, bajo pactos de silencio que esperan simplemente que el tiempo haga su trabajo. En The smiling Lombana, su segundo trabajo documental, Daniela Abad realiza una nueva incursión al ámbito de su familia, lo quecrea una falsa similitud con su opera prima Carta a una sombra (2015). Se trata de dos obras a las que separa una diferencia radical en cuan…
Los días de la ballena: La vida continúa Orlando Mora
Escribamos por delante lo que resulta apenas un hecho: Los días de la ballena es la opera prima de la joven directora Catalina Arroyave. La observación sirve como advertencia para colocar en perspectiva el entusiasmo que la obra nos despierta y recordar, como alguna vez lo anotara el crítico Hernando Valencia Goelkel, que los colombianos tenemos la luz del encendido del fósforo y también su brevedad. Ahora el reto de la realizadora es mostrar que los muchos aciertos de Los días de la ballena no fueron hallazgos fortuitos y avanzar en los prometedores caminos que anuncia su primera película. A la hora de iniciar con los atractivos del filme, lo que más nos seduce es el tono menor en que está realizada, un registro en voz baja que renuncia a la tentación del énfasis o la estridencia. Elespectador entiende a la perfección de qué está hablando Los días de la ballena, pero no existe un discurso superpuesto a lo que nos dicen las imágenes y…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …