Ir al contenido principal





Un sol interior: Las búsquedas del amor
Orlando Mora

Que Un sol interior sea una película  francesa es mucho más que un dato. No se trata esta vez de la adscripción a una cinematografía nacional, sino  de destacar que la pertenencia a esa cultura forma parte de las  entrañas  de una obra que solo podía ser francesa. El gusto por las palabras, París, sus calles, sus restaurantes, la música, sus autoras, los actores.
Desde hace tres décadas Claire Denis es una de las directoras más sugestivas del cine francés. Tal vez de su infancia vivida en Africa le viene una preferencia por personajes que están fuera de territorios en que se sientan seguros, no solo en un sentido físico sino también espiritual, lo que los coloca siempre en una posición de amenaza y vulnerabilidad. Los suyos no son seres  humanos  en crisis, son seres en busca de su propia integridad.
En esa medida la Isabelle de Un sol interior es uno más de la galería de protagonistas fascinantes con que habitualmente nos sorprende Denis. Una mujer en años de madurez física, con un mundo personal inestable en varios costados: un oficio  de artista que la obliga a una indagación constante y   en trance de cambiar de galerista, esposa separada, madre de una niña que vive con el padre y, por sobre todo, una persona a la espera de una relación amorosa que responda a lo que ella íntimamente  siente que necesita.
Claire Denis y su guionista la escritora Christine Angot han construido un guion que se centra en los diversos pasajes de la búsqueda de Isabelle, bajo la inspiración de la idea inicial del productor que fue la adaptación del texto maravilloso de Roland Barthes que es Fragmentos de un discurso amoroso. Seguramente por esa razón la obra se ocupa básicamente de los distintos momentos de esa búsqueda, dejando que los otros aspectos de la vida de la mujer se mantengan en las márgenes y apenas como anotaciones al paso para completar el dibujo de la protagonista.
La obsesión que distingue la exploración del amor por parte de  Isabelle y sus reacciones de llanto y casi histeria ante cada nuevo fracaso, ha llevado a que  se hable de Un sol interior como de una comedia, adjetivándola como antirromántica, en una calificación que no luce muy acertada, por lo menos desde nuestro punto de vista. Isabelle no es una mujer que persiga una idea romántica del amor, lo suyo es una búsqueda más profunda e instintiva, que toca con lo que esperan del amor el corazón y también el cuerpo. La protagonista de Un sol interior es una heroína profundamente física, una mujer en lucha con su cuerpo, que es el que se entrega y el que padece las decepciones, sin excluir momentos de placer que poseen las extrañas y oscuras pulsiones que tan certeramente ha explicado Georges Bataille.
Isabelle pone el cuerpo, los hombres las palabras. Allí parece radicar la desigualdad de los combates que presenta la directora, en una película de un feminismo radical en su inteligencia y en su profundidad, ejemplar en su lucidez para subrayar la incapacidad  de los otros para entender lo que pasa con esta mujer en busca de sí misma.
Un sol interior pertenece a las mujeres que trabajaron  en la primera línea: su directora Claire Denis, su coguionista Christine Angot, su directora de fotografía Agnés Godard y su grandiosa actriz Juliette Binoche, que se juega literalmente la piel en un papel que la obliga a exponerse físicamente al máximo y del que sale indemne, confirmando su nivel de figura cumbre del cine francés.
El armado de la película solo se entiende al final. Cuando se le mira por vez primera, uno cree descubrir vacíos narrativos en el relato, dada la manera como se salta de un encuentro a otro, desentendida la realizadora de la continuidad del tiempo y preocupada solo por mantener la intensidad de los encuentros de la protagonista. El alcance de esa fragmentación, a más insistimos del origen del proyecto de la película,  se verá en la secuencia de cierre.
Tienen sentido las búsquedas de la mujer?.  Ella no lo sabe, tampoco la directora. Solo que en lugar de decirlo abiertamente, Claire Denis se ha inventado una de las secuencias más bellas vistas en mucho tiempo. Un adivino, presumiblemente un charlatán de oficio, anuncia el futuro de Isabelle bajo la mirada esperanzada y risueña de la protagonista. Allí están Juliette Binoche y Gérard Depardieu, la cámara los toma por separado, los créditos ruedan sobre un final que queda abierto. Hay que seguir en procura de ese Un beau soleil intérieur que dice el título en francés.


      
      

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Pájaros de verano: La verdad de la leyenda
Orlando Mora
La ficción de que se ocupa Pájaros de verano se inspira en hechos reales, sucedidos en la región de la Guajira colombianaen las décadas del sesenta al ochenta del siglo pasado. Así se declara en un anuncio puesto sobre fondo negro al comienzo de todo, incluso de los títulos. Con ello más que una información sobre unespacio y un tiempo precisos, se suministra una perspectiva al espectador para quejuzgue y valore. Lo que sigue a manera de prólogo es la presentación de la cultura tradicional Wayuu, sintetizada en la ceremonia enque la joven Zaida termina el año de encierro y es ya una mujer lista para ser desposada porun hombre capaz de superar el reto de un exigente baile tradicional y de pagar la dote que señala la familia. Por la vía de la unión de la pareja se dará el encuentro de dos grupos familiares que operan como clanes, los Pushaine y los Abuchaibe,que estarán en el centro de la historia. Lo de los años sesenta y setenta apunt…