Ir al contenido principal




Reencuentro: Las guerras del tiempo

Orlando Mora

Richard Linklater es una de las personalidades más curiosas y atractivas del actual cine norteamericano. En el año de 1985 y siendo muy joven todavía, dio inicio a una filmografía que hoy anda por los veinticinco títulos y que se caracteriza por su espíritu  absolutamente personal e independiente, con experiencias que incluyen trabajos de animación.
Eso explica la expectativa con que se esperan sus nuevos filmes y la actitud de admiración  y respeto con que se les juzga por parte de la crítica especializada, más inclinada a destacar sus virtudes  y a olvidar un tanto las limitaciones, seducida por las notables diferencias que presentan frente a una producción comercial norteamericana que raya por momentos en el simple cretinismo.
Se estrena ahora en la ciudad  Reencuentro, una película que mantiene muchos de los rasgos de su cine en cuanto a intereses y preocupaciones y también en la mecánica de su realización, aunque tal vez con un nivel que dista de obras más plenas como su trilogía de Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer y especialmente de su espléndida Boyhood, que le mereció el Oso de Planta en el festival de Berlín hace tres años. 
Al igual que sucede en casi todas sus obras, a Linklater  le obsesiona el tiempo y la manera como su transcurrir afecta la vida de las personas y sus relaciones con los demás. Sin duda, esa es la mayor constante de su cine, que aparece y reaparece con protagonistas y matices diferentes, que va y vuelve, propiciando miradas y reflexiones por lo regular inteligentes y sugestivas.
Reencuentro es una película sobre el efecto que el paso de los años ha tenido sobre tres hombres que estuvieron en la guerra del Vietnam y que ahora  miran con escepticismo los motivos que en el 2003 movieron la intervención del  presidente Bush y sus halcones en el Irak de Saddam Hussein. El tiempo los ha cambiado, los ha desgastado y cada uno de ellos ha debido arreglar de mejor o peor manera sus cuentas para seguir con la tarea de sobrevivir.
El fuerte de Linklater como director es su capacidad para construir escenas, resueltas siempre con precisión e intensidad. En ellas los personajes ocupan el centro del cuadro y en esa medida los actores y los diálogos son los principales recursos de que se sirve para plasmar y alcanzar sus propósitos creativos. Esas escenas no poseen un orden necesario y cada una de ellas deja la sensación de que la siguiente pudiera ser la que fue o de pronto otra cualquiera, en un claro ejercicio de montaje abierto.
Esa forma de proceder funciona de manera menos efectiva en Reencuentro por varias razones. La primera es el claro esquematismo de los personajes, seres de una sola pieza, sin matices y que solo se definen a partir de lo que dicen, sin que haya detalles de la concepción visual o de la puesta en escena que los enriquezcan. Lo otro es el carácter bastante neutro de los escenarios, que nada aportan y que juegan casi como simples decorados para que los protagonistas impulsen la acción a partir de los diálogos, con un actor como Bryan Cranston al borde del exceso.
Si hubiera espacio para un último reproche, ese tendría que dirigirse a un final  que más allá de su supuesta intención realista- los viejos guerreros vuelven con orgullo a sus uniformes-, deja en el espectador una sensación de celebración patriótica, que anula el discurso antibelicista que en principio puede atribuirse a la película.

    



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
The smiling Lombana: Los muros del silencio Orlando Mora
En el primer plano de El ciudadano Kane, la eterna obra maestra de Orson Welles, aparece una puerta de hierro con un letrero que dice Entrada prohibida. A pesar de esa prohibición la cámara traspasa la verja y avanza lentamente hasta descubrir las formas fantasmales del castillo de Xanadu, el lugar reservado de Kane. Esa imagen bien puede servir como metáfora para referirse aesos lugares de acceso prohibido que todas las familias quieren preservar. En su interior están los escombros y miserias que el duro oficio de vivir va dejando a su paso, en una acumulación de la que poco o nada se habla, bajo pactos de silencio que esperan simplemente que el tiempo haga su trabajo. En The smiling Lombana, su segundo trabajo documental, Daniela Abad realiza una nueva incursión al ámbito de su familia, lo quecrea una falsa similitud con su opera prima Carta a una sombra (2015). Se trata de dos obras a las que separa una diferencia radical en cuan…