Ir al contenido principal




El insulto: Los condenados de la tierra
Orlando Mora

Que una película libanesa-francesa aparezca en medio de una cartelera comercial colmada de cine tóxico es una rareza digna de festejar. En efecto, hace algo más de una semana se estrenó en el país  El insulto del director Ziad Doueiri, una curiosidad atribuible seguramente al buen eco que alcanzó en la Muestra de Cine de Venecia del 2017, en la que  Kamel El Basha obtuvo la Colpa Volpi como mejor actor.
El título del filme revela el asunto que pone en marcha  la historia. La disputa en principio menor entre un libanés cristiano y un palestino termina en un insulto del segundo al primero, lo que desencadena una espiral  de roces y agresiones, que poco a poco se escala y adquiere una inesperada notoriedad social y política, gracias a odios y rencores recíprocos de las dos  comunidades.
Hay guiones que parten de los personajes y otros que lo hacen desde las situaciones. El de El insulto pertenece claramente al segundo grupo y en su elaboración Doueiri ha contado con la colaboración de su exmujer Joelle Touma, en un trabajo que ha intentado equilibrar las miradas con algún sentido de justicia histórica, algo que escapa casi necesariamente al espectador ante las complejidades de lo vivido y padecido por ese atormentado país.
El armado narrativo de la película se divide en dos grandes bloques. En el primero el director se ocupa de desarrollar la génesis del conflicto entre Toni y Yasser y la forma acelerada en que evoluciona. En el segundo el drama llega a los estrados judiciales para su solución y en él aparecen  los detalles propios del mundo de juzgados y abogados, con algunos toques novedosos como el de la relación filial de los dos defensores.
Ziad Doueiri demuestra en su cuarta película que posee la solvencia suficiente para contar los hechos básicos con eficiencia y con un ritmo interno intenso, logrado con base en decisiones correctas sobre el tipo de planificación que requería la película y la duración de los planos, acudiendo a transiciones por corte directo,  sin  pausas o respiros de ningún tipo.
El director libanés ha sufrido en su carrera conatos  de persecución y juicios públicos por sectores que lo increpan por presunta parcialidad en su visión de la Historia. El insulto no escapa a ese destino y tal vez Doueiri, anticipándose a esos malos momentos, opta por un final un tanto discursivo y que presenta fallas por el carácter inesperado de la información en que se apoya y porque repite en palabras lo que ya las imágenes nos habían dicho de forma más potente y conmovedora.
La decisión de saber quién carga con la culpa de lo sucedido entre Toni y Yasser es irrelevante. Ambos, más que victimarios, son víctimas de unas situaciones políticas que están más allá de ellos y a los que el mundo ha asistido con una pasividad que abochorna. Tampoco importa la violencia externa que se desencadena entre los dos hombres; cuentan  los años de violencia padecidos por los protagonistas y sus pueblos, una violencia que hoy continúa en medio de la complicidad y la cobardía de los poderosos de turno.

   


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
The smiling Lombana: Los muros del silencio Orlando Mora
En el primer plano de El ciudadano Kane, la eterna obra maestra de Orson Welles, aparece una puerta de hierro con un letrero que dice Entrada prohibida. A pesar de esa prohibición la cámara traspasa la verja y avanza lentamente hasta descubrir las formas fantasmales del castillo de Xanadu, el lugar reservado de Kane. Esa imagen bien puede servir como metáfora para referirse aesos lugares de acceso prohibido que todas las familias quieren preservar. En su interior están los escombros y miserias que el duro oficio de vivir va dejando a su paso, en una acumulación de la que poco o nada se habla, bajo pactos de silencio que esperan simplemente que el tiempo haga su trabajo. En The smiling Lombana, su segundo trabajo documental, Daniela Abad realiza una nueva incursión al ámbito de su familia, lo quecrea una falsa similitud con su opera prima Carta a una sombra (2015). Se trata de dos obras a las que separa una diferencia radical en cuan…