Ir al contenido principal





Después de la tormenta: La ausencia del hijo
Orlando Mora

Hace apenas unas horas se anunció en el Festival de Cine de Cannes que la codiciada Palma de Oro de 2018 se otorgaba a Kore-Eda Hirokazu por su película Un asunto de familia. Por un extraña y feliz coincidencia el pasado jueves se estrenó en el país Después de la tormenta, una obra que el japonés realizó en el 2016 y que seguramente llegó al país gracias a la vitrina que le proporcionó su presentación en la sección Un Certain Regard de Cannes, un festival del que ha sido un habitual.
Kore-eda es un autor en el sentido cabal de la palabra. Escribe sus  guiones, bien a partir de historias originales o adaptadas; explora siempre unos mismos temas, teniendo como pivote la idea de la familia, y es dueño de una escritura cinematográfica depurada que se conserva, más allá de las particularidades de las distintas obras.
El director ha dicho en varias entrevistas que su deseo inicial era ser novelista, algo que explica en alguna medida la buena factura de los guiones, con diálogos precisos y la presencia de subtemas que enriquecen la corriente principal de la historia. El dato de su vocación primera sirve además, en el caso de Después de la tormenta, para entender su declaración del cierto carácter autobiográfico de la película.
El universo creativo de Kore-eda gira alrededor de la familia, otorgando a esa institución un papel central en el entramado social. Las suyas son variaciones alrededor de un tema, pero nunca como repetición y sí como constante, como polo de atracción que le permite llegar a capas íntimas en la vida de sus personajes. El cine del japonés no es un cine del grito, de la exaltación; el suyo es el terreno del discurso en voz baja, de los sucesos pequeños que tienen apenas el tono del murmullo.
Es difícil ser un buen director en el Japón  y no deber influencias al gran maestro de esa cinematografía, a Yasujiro Ozu. En el caso de Kore-Eda esa filiación se torna evidente y fácil de reconocer. Basta detenerse en su gusto por los momentos  de familia en interiores o fijarse en la manera como marca las transiciones de una escena a otra mediante planos exteriores, con árboles a los que agita un viento suave.
La escena inicial de Después de la tormenta es diciente en ese sentido. En lugar de llegarse de una vez al protagonista, nos lleva como espectadores a que detengamos la mirada en el ámbito de la vida familiar, con un diálogo entre una madre y una hija que hablan de sucesos recientes, a los que se alude sin énfasis ni dramatismos. Esa entrada soberbia se termina con una referencia a la comida y a los sabores profundos que hay que buscar en ella.
Ozu y el gusto por el documental del director explican la exactitud y el despojamiento en la mirada del cine de Kore-eda. En el caso de Después de la tormenta el japonés organiza los trozos de la historia en función del desenlace, que tendrá lugar con el tifón a que se alude en el título del filme. Ese suceso será el cómplice de la madre en su intento por recomponer la familia rota que ella extraña.
Tal vez la primera parte de la película se resienta de cierta dispersión en la presentación de los sucesos alrededor de las actividades de detective del protagonista, a lo que se debe la sensación de que no estamos en presencia de una obra mayor del japonés. Sin embargo, esos reparos ceden ante la absoluta maestría de la larga secuencia en la casa durante el tifón, suficiente para entender por qué  Kore-eda pertenece a la primera línea de los mejores directores del cine actual. 

   


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …