Ir al contenido principal



Un nuevo camino: tiempos de soledad
Orlando Mora

Se acaba de estrenar en el país Un nuevo camino, una película  recibida con escaso entusiasmo por parte de la crítica, que la ha relegado en el juego de las estrellas, manera en boga de calificar hoy el cine, al rincón de lo meramente aceptable. En mi caso y por razones que intentaré explicar en las líneas siguientes, me parece una obra notable y una de las más conmovedoras que haya visto en  los últimos meses.
En el caso de este filme lo primero es tratar de deshacer ciertos equívocos a los que invita su guion, escrito por Michael Golamco a partir de una pieza teatral que le pertenece. Wendy es una joven que padece un tipo de autismo y que ante la muerte de la madre y la dificultad de permanecer junto a su hermana, ahora esposa y mamá, es internada en una casa para personas especiales.
Obligada a interiorizar y mecanizar una rutina que la salve de los riesgos que el exterior supone para ella, Wendy encuentra en los personajes y aventuras de la serie de Star Trek el único mundo que puede controlar y en el que recupera la libertad que en la realidad no posee. Enterada de que la Paramount Pictures ha lanzado un concurso para recibir y premiar nuevos guiones sobre la serie, la joven se aplica con empeño a escribir a escribir y preparar el suyo.
Lo que sigue es el viaje que emprende Wendy para ir de San Francisco a Los Angeles y  entregar personalmente su trabajo, el cual por razones de tiempo ya no alcanza a colocar al correo. Su fuga del lugar en el que habita desencadena la búsqueda angustiosa de parte de su hermana y  de Scottie, la responsable de su tratamiento.
Relatar en detalle el argumento que trae en su superficie Un nuevo camino parece en esta ocasión necesario, ya que tal vez  pueda explicar las lecturas que algunos han propuesto y que suprimen los aspectos más sugestivos e inteligentes  de la película de Ben Lewin, un director nacido en Polonia, pero de amplio recorrido internacional.
No pensamos que la película sea una más en el grupo de las que se ocupan de personas que padecen ciertas enfermedades mentales. Es poco lo que guionista y director se detienen en este aspecto y casi que ello se toma como un punto de partida para entrar en las búsquedas que la obra persigue.
Tampoco se trata de una road movie o una película viaje,  ya que no existe el sentido de transformación interior propio de este tipo de cine. Wendy es la misma al comienzo y al final de su recorrido y los cambios que se han dado  están más en el lado de las personas que están a su alrededor, conscientes de los riesgos de una pérdida y de la humanidad que atesora la joven.
Por último tampoco puede mirarse la película como una historia de superación personal, la perspectiva más reduccionista y empobrecedora que se puede tomar frente al filme norteamericano, que quedaría en una especie de ilustración audiovisual de las prácticas de autoayuda con que ahora se nos inunda.
Lo que creo que importa en Un nuevo camino no es la historia, son los personajes. Wendy es el ejemplo del espacio cerrado e infantilizado en que se mueven muchos jóvenes, aislados del mundo con sus audífonos y sus ipods, perdidos los contactos con los seres de carne y hueso, más cómodos en sus fabulaciones y en sus diálogos con los personajes de una serie de aventuras, con héroes de los que conocen todo, hasta el idioma Klingon en que la muchacha se comunica con un policía en uno de los momentos más hermosos del filme.
A más de los rasgos de la protagonista, en los que uno quisiera detenerse largo rato, hay otros varios aspectos de los que Ben Lewin se ocupa a través de los personajes secundarios. Dos por lo menos me parecen notables: la brecha generacional que se siente a través de Scottie y su hijo, y la necesidad de los lazos familiares, esa poca tierra firme en que en algún momento todos nos quisiéramos apoyar, y que acá se aprovecha para un cierre lleno de contenida emoción.
Corren tiempos de soledad y creo que de eso trata Un nuevo camino, notable también en la presencia de tres actrices que se reparten méritos a partes iguales, con una Toni Collette a la que siempre será un placer ver trabajar en la pantalla. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
The smiling Lombana: Los muros del silencio Orlando Mora
En el primer plano de El ciudadano Kane, la eterna obra maestra de Orson Welles, aparece una puerta de hierro con un letrero que dice Entrada prohibida. A pesar de esa prohibición la cámara traspasa la verja y avanza lentamente hasta descubrir las formas fantasmales del castillo de Xanadu, el lugar reservado de Kane. Esa imagen bien puede servir como metáfora para referirse aesos lugares de acceso prohibido que todas las familias quieren preservar. En su interior están los escombros y miserias que el duro oficio de vivir va dejando a su paso, en una acumulación de la que poco o nada se habla, bajo pactos de silencio que esperan simplemente que el tiempo haga su trabajo. En The smiling Lombana, su segundo trabajo documental, Daniela Abad realiza una nueva incursión al ámbito de su familia, lo quecrea una falsa similitud con su opera prima Carta a una sombra (2015). Se trata de dos obras a las que separa una diferencia radical en cuan…