Ir al contenido principal




Interior y My way or the highway : El cine colombiano invisible
Orlando Mora

No es fácil responder a la pregunta frecuente de cuántas películas colombianas se realizan anualmente. El acceso de generaciones cada vez más jóvenes a los oficios de la producción y la dirección y las  facilidades que ofrece el digital llevan a cuentas arduas de precisar, por lo cual la respuesta  al uso es partir  del número de los filmes estrenados cada año, una cifra que alcanza para destacar el buen momento por el que atraviesa el cine nacional.
Sin embargo, hay algo de inexactitud en esa metodología por cuanto esconde el hecho de que muchas obras finalizadas no se estrenan o se lanzan comercialmente de manera tan discreta, que da para que con ellas se forme una categoría que podemos llamar el cine colombiano invisible, el que apenas registraran la historia y sus investigadores.
Acaban de estrenarse en Medellín dos películas que bien pueden inscribirse en el grupo de las invisibles, dado que solo se exhiben en una o dos salas y aparecieron sin ninguna campaña publicitaria de lanzamiento. Las dos son dirigidas por mujeres y se presentan bajo títulos pocos comerciales y casi que enigmáticos: Interior y My way or the highway.
La primera es el segundo largometraje de Camila Rodríguez Tavera,  una joven egresada de la Universidad del Valle  que había debutado en el 2016 con Atentamente, una obra de la que ignoro si alcanzó estreno en salas o si pasó exclusivamente por festivales o muestras cinematográficas, y que deja ver maneras de dirección que invitan a fijar en ella la atención en el inmediato futuro.
Interior trae una propuesta rigurosa, difícil y que de entrada la coloca a la búsqueda de un espectador diferente, ajeno a ese público general que llega a los centros comerciales en plan de pasar un rato y consumir en el entretanto perros calientes y montañas de palomitas de maíz. De allí seguramente su estreno en el circuito alternativo de exhibición.
Rodríguez utiliza a lo largo de los ochenta minutos del metraje un escenario único, la habitación de un hostal de la ciudad de Cali, emplazando la cámara para que ella registre lo que sucede en su interior con los distintos huéspedes que pasan por allí. La sucesión de escenas que dan cuenta de lo que ocurre con los ocupantes del cuarto se resuelven con solo dos encuadres, haciendo de la repetición de los mismos una especie de declaración de objetividad y de incontaminación visual.
El planteamiento dramático y estético acerca esta ficción al documental, aunque sin perder su naturaleza de tal. Lo anterior por cuanto es evidente que los distintos huéspedes con su silencio, su mutismo y sus pequeños gestos tienen un carácter simbólico y lo que se nos entrega son trazos o huellas para que el espectador deduzca lo que puede haber tras vidas grises, anónimas, en las que habrá algún espacio para la alegría y el amor, sintetizado en la hermosa escena final del baile.   
My way or the highway es un documental en primera persona y que registra el proceso de reencuentro de la directora con su padre, luego de un distanciamiento de quince años. Silvia Lorenzini se aventura a una larga travesía  de diecisiete mil kilómetros de Cali a Ushuaia, el lugar donde termina el mundo,  tratando de descubrir a estas alturas del camino quién es realmente su padre y escuchar las razones por las cuales las abandonó y no asistió más tarde  al entierro de la madre.
Toda película tiene una biografía y en el caso concreto de My way or the highway uno quisiera conocer los antecedentes del proyecto y el momento exacto en que se tomó la decisión de convertir un pasaje tan doloroso de la vida de la realizadora en un documental, aprovechando las imágenes grabadas en el largo viaje con Giorgio Lorenzini. La inquietud surge del carácter doméstico de esas imágenes, que dejan la duda de si se tomaron deliberadamente de esa forma para aproximarlas visualmente a las fotos y a los videos familiares que integran el resto del material, o si su carácter poco profesional obedece a las circunstancias mismas en que se realizaron.
El documental está construido bajo la modalidad de una road movie, un subgénero frecuente en la ficción y que se suele utilizar para mostrar cómo lo que importa no es el viaje exterior, sino el interior.  En el caso de Silvia Lorenzini el filme se cierra con una voz de agradecimiento, que testimonia la reconciliación con el padre a partir de entender que, tal como  lo dice uno de los personajes del filme francés Las reglas del juego de Jean Renoir, todos en el mundo tienen sus razones.
Ese final signado por la comprensión no significa que My way or the highway eluda los momentos dolorosos, en particular los que corresponden a los reclamos frente a las ausencias del padre y al sentimiento de acoso de Lorenzo ante las increpaciones de la hija, heridas que no habían cerrado y que el viaje a lo mejor cicatriza definitivamente.
Interior y My way or the highway, dos películas de tamaño pequeño, dirigidas por mujeres, una de ficción con rostro documental y la segunda documental con nostalgia de ficción. El otro cine colombiano que no debiera olvidarse y que tendría que hacerse visible para el bien de todos.  

        

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
The smiling Lombana: Los muros del silencio Orlando Mora
En el primer plano de El ciudadano Kane, la eterna obra maestra de Orson Welles, aparece una puerta de hierro con un letrero que dice Entrada prohibida. A pesar de esa prohibición la cámara traspasa la verja y avanza lentamente hasta descubrir las formas fantasmales del castillo de Xanadu, el lugar reservado de Kane. Esa imagen bien puede servir como metáfora para referirse aesos lugares de acceso prohibido que todas las familias quieren preservar. En su interior están los escombros y miserias que el duro oficio de vivir va dejando a su paso, en una acumulación de la que poco o nada se habla, bajo pactos de silencio que esperan simplemente que el tiempo haga su trabajo. En The smiling Lombana, su segundo trabajo documental, Daniela Abad realiza una nueva incursión al ámbito de su familia, lo quecrea una falsa similitud con su opera prima Carta a una sombra (2015). Se trata de dos obras a las que separa una diferencia radical en cuan…