Ir al contenido principal






Basada en hechos reales: Las fronteras del cine
Orlando Mora

Se ha dicho siempre, con razón, que una película debe juzgarse y valorarse con independencia de la obra literaria en que se apoya. Obran muchos argumentos  en favor de ese predicamento, que busca defender  la autonomía de unos territorios lingüísticos y expresivos que en principio no tienen por qué condicionarse.
La validez de ese supuesto crítico debe ceder en el caso de Basada en hechos reales, el filme de Román Polanski que acaba de estrenarse en el país. En esta ocasión, por desgracia, la obra cinematográfica resulta empobrecida y casi de imposible lectura sin la referencia de que ella se apoya en la novela homónima de la francesa Delphine de Vigan.
La presencia en los créditos como responsables de la adaptación y el guion del propio Polanski y del sagaz crítico y cineasta Olivier Assayas torna impensable el cargo de impericia profesional o falta de talento. Tal vez  sea mejor admitir que el juego que propone la novela resulta inabordable para el cine y traspasa unas fronteras que todavía no se derrumban, a pesar de esfuerzos que se remontan a los tiempos de El perro andaluz (1929) de Luis Buñuel.
El texto literario de Delphine de Vigan parte de su propia experiencia personal y a partir de ella explora las conexiones que median entre la realidad y la ficción. En Nada se opone a la noche, su muy exitosa novela anterior, la  autora  había indagado con todo detalle en el hecho trágico del suicidio de su madre,  convirtiendo en material literario el drama familiar.
Ese antecedente resulta clave para entender el sentido del personaje de la película, una escritora que también se llama Delphine y que debe lidiar con la carga del éxito y con los reproches de unas cartas anónimas que la culpan por un triunfo logrado al precio de volver públicos asuntos personales. Su crisis de inmovilidad y la sequía creativa que la acosan tienen que ver con esos dos hechos, que el lector de la novela sabe, pero que escapan al conocimiento del espectador de cine.
Privada de esa connotación original, la historia palidece y queda reducida a material de desecho, cuya gratuidad salta a la vista y  explica el desencanto con que el público y la crítica han recibido la película.  El director y su guionista se han estrellado al no conseguir lo que de entrada parecía una desmesura y era hacer entrar en un juego a alguien que desconoce las reglas del mismo.
El cine es un arte ontológicamente realista y en esa clave lee el espectador lo que se proyecta en la pantalla. Por eso asume  que las cartas que recibe Delphine son ciertas, que la joven que la acosa y vampiriza existe y que el secuestro físico es verídico, con lo cual el final se vuelve poco menos que absurdo.
Las fronteras del cine siguen estando muy apegadas a la realidad, sin las posibilidades de abstracción que la palabra ofrece. Trastocar en fantasmas de una escritora lo que hemos visto a lo largo de casi dos horas es una operación difícil de asumir. La enorme capacidad de Roman Polanski para rodar y crear atmósferas no alcanza para superar el reto imposible de trasladar al cine un juego literario.      

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …