Ir al contenido principal











 


Valladolid: el final de una fiesta


Orlando Mora


Es grato y prolongado el sabor que deja el final de una buena fiesta. Eso acontece este año con la Semana Internacional de Cine de Valladolid, clausurada ayer 28 de octubre con el anuncio de los ganadores de los premios en las varias secciones. A pesar de la reserva  personal que nos despiertan algunas opciones del jurado responsable de otorgar las Espigas en el apartado oficial, lo que esta vez importa  es la calidad de la selección en competencia, con títulos que invitan a recuperar la fe en el futuro del cine de autor.


De los diecinueve filmes que perseguían la Espiga de Oro a mejor película, doce resultaron de una calidad media alta y pudimos seguirlos sin la sensación frecuente hoy en los festivales de estar viendo cosas prescindibles  y  destinadas a un pronto y gris olvido. En la Seminci esta vez por fortuna no fue así  y nos llevamos nombres que seguramente estarán en la primera línea de la producción de calidad en los próximos años.


El premio a Mejor Película se otorgó a Incidente en el Nilo Hilton de Tarik Saleh, un filme que habíamos valorado desde su primer pase público por la solidez de su estructura narrativa, el ritmo intenso que lleva adentro y por la manera de aprovechar los recursos del cine de género para hablar de la realidad política de un país. La película recogió  también otros dos premios  del palmarés mayor: Mejor Director y Mejor Guion, lo que habla a las claras del entusiasmo que despertó en el jurado que presidía el novelista y realizador Ray Loriga.


Otros tres premios principales fueron a parar a manos de la directora de origen chino Chloé Zhao por El jinete, con la Espiga de Plata a Mejor película, Mejor Nuevo Director y Mejor Actor, en una decisión que luce excesiva y que seguramente  corresponde a gustos personales de algún miembro del jurado, que bien pudiera haber sido su presidente. Se trata  de una obra en la cual las intenciones y las ideas previas superan de forma ostensible y clara  los resultados, en presencia de una realización dubitativa desde el punto de vista de la narración, con lagunas y deficiencias notables, incluido en ellas el trabajo del protagonista, recompensado con un premio poco o nada merecido.


Los galardones a Mejor Actriz a Laetitia Dosch por Mujer joven de Léonor Serraille, Cámara de Oro en el festival de Cannes, y de fotografía a Agnes Pákózdi  por Soy un rayo de Luz en la tierra de Elene Naveriane completan el cuadro principal de una edición brillante de Valladolid, la mejor que recordemos en varios años.


Imposible no consignar la admiración que nos despertó el filme israelí Foxtrot de Samuel Maoz, el gran ausente del palmarés y candidato imprescindible a premios que fueron a parar a otras manos. La riqueza de su puesta en escena resulta inusual en los tiempos que corren y dado que se trata apenas de  una segunda obra, son altas las esperanzas que se deben depositar en el futuro inmediato de este gran realizador.


 


    


 


 


 


 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …