Ir al contenido principal





 

Silencio: violencia y religión

Orlando Mora


Siempre será noticia el estreno de una película de Martin Scorsese. Tras cuarenta y cinco años de actividad profesional y una filmografía que lo convierte en figura imprescindible del cine norteamericano contemporáneo, el director deja ver en Silencio que conserva intactas sus facultades creativas y el valor para comprometerse en aventuras creativas ambiciosas.

Según ha explicado el propio autor, Silencio es la realización de un proyecto que lo ha acompañado a lo largo de casi treinta años. Solo el enorme prestigio de Scorsese explica que algo que no pudo realizar en tan largo tiempo se vuelva realidad ahora, justamente cuando las condiciones de producción se han tornado más difíciles en los Estados Unidos ( solo se gestionan proyectos burdamente comerciales) y actores, guionistas y directores migran a las cada vez más atractivas y populares series de televisión.

No parece que existieran razones para mirar Silencio como el final de una supuesta trilogía junto a La última tentación de Cristo (1988) y Kundum (1997), más allá de que ellas en su conjunto reflejan una preocupación de Scorsese por la religión y por problemas morales como la culpa y las posibilidades de redención, asuntos que también aparecen en otras de perfil diferente como Taxi driver (1976) o Toro Salvaje (1982).

Cumplir al fin el deseo de adaptar la novela de Shushaku Endo tiene un inocultable valor de oportunidad. En un momento en que las guerras  religiosas sonaban a cosa obsoleta y por completo fuera de tiempo, un nuevo tipo de violencia con raíces en la religión brota en el mundo actual y pulveriza la sensación de seguridad y tranquilidad que la sociedad moderna había conquistado.

Si bien algunos subrayan los intereses  económicos que esconden, el hecho es que prácticamente desde el año 2002 las portadas de diarios y noticieros de televisión nos aterran cada día con bombas que explotan y carros que embisten en nombre de un credo religioso. El fanatismo de creer que se tiene la razón alimenta esa hoguera.

Más allá de la potencia visual y narrativa de Martin Scorsese que se mantiene, lo mejor de Silencio es la reflexión que propone acerca de la religión y la violencia que puede desatar cuando se quiere trasplantar a territorios con otras creencias. Imposible no inquietarse frente a los casi treinta minutos finales del  encuentro de los dos jesuitas,  con actitudes y decisiones que tocan con problemas morales muy profundos.

Tal vez haya más ideas que emoción en esta obra larga y pausada de un director que es ya historia y leyenda, pero con el coraje para no callarse y continuar asumiendo los riesgos de la creación.

 

 

 

Comentarios

  1. Esperando tu nueva reflexión , que prometiste desde Cánada, sobre LMDA, me encuentro con Silencio . Para mí de las tantas fallidas obras de marty. Puro panfleto religioso, con lenguaje del más burdo legado publicitario, solo para la casta grey de humildes ignorantes.
    Si comparto que lo mejorcito esta al final, pero tampoco Es cosa de encomio. LAA, estaría despotrincando desde su Tumba. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …