Ir al contenido principal





Luz de luna: La vida en tres tiempos

Orlando Mora


Lo primero que llama la atención en esta película y que el  espectador reconoce de entrada es su estructura narrativa en tres capítulos, separados por fundidos en negro y que nos hablan de tres momentos de la vida de Chiron. Curiosamente Luz de luna no abre con el protagonista y sí lo hace con una escena que remite al ambiente en que el personaje pasa su infancia, en una decisión creativa de su director para nada inocente.

Chiron niño es el eje del filme de Barry Jenkins. A partir de lo que le sucede en esos años se trazan las líneas de evolución que sostienen la arquitectura dramática del guion y cobra sentido la alternativa  de cerrar la obra de la manera en que se hace, con un plano que visual y narrativamente es como un  epítome de lo que el director ha querido decirnos y que está anclado en la infancia del protagonista.

El gran reto de Jenkins y su guion era mantener en un mismo nivel de calidad y significación los tres segmentos del filme, sin que se sintieran vacíos o fisuras en el armado. En ese sentido el resultado  no es, por lo menos para nosotros, totalmente satisfactorio y se percibe un desequilibrio en los tres relatos que caen de más a menos en cuanto a fluidez y potencia.

El primer capítulo de Luz de luna es simplemente soberbio y el que mejor refleja las virtudes de puesta en escena y pulso narrativo de Jenkins. Difícil resultará olvidar el silencio obstinado de ese niño asediado por la violencia de sus compañeros y desprovisto de cualquier apoyo familiar para enfrentar las debilidades de su condición. Allí surge el vendedor de drogas como una lejana y conmovedora figura paterna, con un trabajo de actuación de Mahershala Ali que mereció con plena justicia el Oscar a mejor actor secundario.

El destino de Chiron parece casi inevitable desde lo vivido  en los días de su infancia y luce lo suficientemente interesante como para sostener el argumento de la película. Pero al final del primer segmento se incorpora el elemento de la identidad sexual del chico, un rasgo que marca el recorrido vital del niño y que termina por concentrar y absorber  injustificadamente todo el alcance de la obra.

Si el primer capítulo se siente completo en razón de que no se  requiere de más datos para entender y conmoverse con la situación de Chiron, en los dos saltos temporales siguientes la acción se va  debilitando, flaqueza especialmente notoria en el último, cuando luego de diez años de separación se viven reencuentros que no poseen  la consistencia dramática del inicio.

No obstante el reparo anterior, queda fuera de cualquier duda el enorme talento de Barry Jenkins, un director con buen pulso narrativo y que entiende la función creativa de la cámara, que en su caso nunca se agota en el registro mecánico de las escenas, la mala herencia televisiva de gran parte del actual cine norteamericano.

 

   

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Somos calentura: Las desventuras del cine colombiano Orlando Mora
Uno quisiera dedicarse simplemente aescribir sobre los méritos que encuentra en una obra brillante como la que ha realizado Jorge Navas en Somos calentura,pero esta vez ese deseo debe ceder ante el absurdo de lo que ha ocurrido con ella en su estreno comercial, masacrada literalmente por los engranajes implacables de una exhibición que funciona bajo otros intereses. Ilustremos con lo sucedido localmente, que supongo haya sido igual en el resto del país. Se lanza el filme de Navas en seis de las ciento veintisiete salas del Valle de Aburrá y Oriente que anuncian en El Colombiano su programación diaria y en varias de ellas en horarios compartidos con otras películas. Apenas como referencia citemos que La monja dispone de cincuenta y cinco salas y en horarios exclusivos. Una semana más tarde, el jueves 20 de septiembre, Somos calentura ha desaparecido de cinco de esas seis salas y queda apenas en el Colombo Americano, con una…
Adiós entusiasmo: Los retos del cine joven Orlando Mora
No sorprenden los antecedentes con que en materia de festivales se presenta esta película: estreno mundial en el Forum de la Berlinale en el 2017, premios en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, Mejor película y Mejor Director en el de Cartagena del mismo año,exaltaciones en certámenes que privilegian propuestas arriesgadas y de un pleno sabor autoral. Adiós entusiasmo revela de entrada las fuentes en las que ha bebido Vladimir Durány el ambiente profesional en que se ha formado. Lo primero porque cruzan por la obra influencias más o menos reconocibles de ciertos directores, y lo segundo en cuanto pienso que en ella están Buenos Aires y las líneas que distinguen el tipo de cine nuevo que más se valora por la crítica en esa ciudad. Adelantemos algo de lo que verá el espectador. Una madre y cuatro hijos habitan una casa de sala grande y largos corredores; a ella llegarán algunos visitantes, unos que complet…
Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …