Ir al contenido principal







Valladolid y el Cine Expandido


Orlando Mora


 


De regreso de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, quedan ecos que se prolongan, inquietudes que se conservan. En especial porque esta vez, a más de la calidad de las películas, hubo temas planteados  en la programación académica  que invitan a la reflexión, justo en el momento en que los festivales quieren convertirse en vitrina privilegiada que dé cuenta de los cambios profundos que ahora se presentan en la industria y en la producción cinematográfica.


Uno menor si se quiere y que pasó un tanto en la penumbra fue el del llamado Live Cinema, un apartado presentado en el catálogo general de la Seminci en los siguientes términos: “El Live Cinema es una de las tendencias de vanguardia en el ámbito cinematográfico, que genera una experiencia performativa audiovisual en tiempo real, que propone una nueva narratividad de la imagen en movimiento”.


Se  organizó una mesa redonda como evento  teórico central para hablar un poco del concepto mismo de lo que se llama Live Cinema o también Cine Expandido o Cine Total. Allí se escucharon opiniones que ponen al día una pregunta cada vez más urgente y que puede sintetizarse regresando al título de la colección de artículos de André Bazín: Qué es el cine?.


Bazin se preguntaba por la naturaleza ontológica del cine, entendiendo por tal  las películas que se hacían con destino a ser exhibidas en los teatros. El proceso de transformación se empezó a gestar en el momento en que apareció la Televisión como otra ventana para la exhibición de las películas y cuando se entró a producir material para este medio, proceso que se amplió con la aparición del video y con todo el desarrollo tecnológico posterior.


Los defensores y practicantes del Live Cinema entienden que el cine en el sentido original de la palabra está muerto, que tiene menos peso en un totalidad que es cada vez más amplia y que de alguna manera lo actual es la práctica del audiovisual con fines diferentes a las llamadas películas que se hacen con destino a las  salas de cine.


Con el advenimiento del digital la palabra película ha perdido todo sentido. Si ya no hay película como soporte y se ha extendido de forma tan considerable el campo y las posibilidades del audiovisual, a qué llamar películas y qué es hoy el cine?. ¿Seguiremos hablando de cine a propósito de espectáculos musicales y performances que utilizan e integran los recursos  del audiovisual?. ¿Tiene sentido la denominación de Cine expandido o Cine total para ese nuevo amasijo?.


A la salida de la mesa redonda aludida, una experiencia personal inolvidable. En el homenaje que Valladolid rendía a Jean-Pierre Melville en el centenario de su nacimiento,  en una sola sesión estaban su primer trabajo Veinticuatro horas en la vida de un clown y el largometraje Le doulos. Cuando volví a ver el final de Le doulos, con su maravillosa construcción de planos y su estilizada puesta en escena, pensé con dolor que acaso el cine, el verdadero cine es cosa que pasado, que está definitivamente muerto.


 


 


 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sal: Una metáfora fallida Orlando Mora
Con La sirga en el  2012, incluida en la selección de ese año de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cine de Cannes, William Vega tuvo uno de los inicios más promisorios del cine colombiano de los últimos tiempos. A partir de las muchas expectativas despertadas con ocasión de  ese filme, el director caleño debió arrastrar la pesada carga que supone en estos casos el reto de una segunda película. Al mirar los créditos de Sal se sabe del largo proceso de gestación del proyecto, que incluyó una residencia en Cine Fondation de Cannes y el apoyo de un grupo amplio de instituciones con objetivos y alcances similares. El esfuerzo de elaboración del guion se siente en el resultado, con elementos dispersos que quieren integrarse en una línea y llegar a la unidad que un buen guion demanda. Sal se inscribe en la tendencia dominante de lo que hoy se valora como el cine más joven y rupturista, que renuncia por principio a entregar todos los datos del …
Mañana a esta hora: el rumor de la vida que pasa

Orlando Mora



En Colombia el dolor y el sufrimiento se suceden generados por la violencia absurda que estremece el día a día de la gente. El cine, arte raigalmente realista, tiende a encontrar en esos universos sus temáticas y en buena medida las películas nacionales privilegian historias terriblesde desplazados, de víctimas, de minorías oprimidas.

La urgencia de ese registro tiene un precio y es el olvido del drama cotidiano de hombres y mujeres que simplemente ejercen el oficio de vivir y que sobrellevan las penas del día a día, en una especie de heroicidad callada que se va quedando sin voz y sin eco.

Las palabras anteriores parecen necesarias a la hora de referirse a Mañana aesta hora, el segundo filme de la directora colombiana Lina Rodríguez, una obra entrañable, íntima, que por fortuna ha encontrado espacio en una cartelera comercial poca propicia para este tipo de material.

Los antecedentes de Rodríguez con Señoritas, su opera prima, …